Porqué surgió este blog

 

Mi madre me encontró llorando en medio de la noche, mientras miraba a escondidas la televisión. Tenía doce años y lo único que recuerdo es la escena de la película  en la que un hombre gritaba y golpeaba a una mujer, y cuando ella al fin cayó al piso, él la pateó hasta dejarla inconsciente.

Miraba la película y quería apartar la vista y no podía, ahora sé que esa ansiedad nacía de la curiosidad de lo que no tiene explicación, al menos no cuando la mayor maldad experimentada es la del coco con el que te asustaban para dormir, o el niño que me molestaba en clase, o mi abuela cuando gritaba.

Aquellas escenas me despertaron el asombro y el horror, que es como un salpullido que se te aloja en un rinconcito del cerebro y tienes que rascar una y otra vez, porque lo que provoca es adictivo, una mezcla que nace cuando descubre lo agridulce que es la vida, que surge de las preguntas que jamás tendrán respuesta.

Antes de los quince ya había visto las películas Cuando el destino nos alcance y Los Pájaros que anunciaban desde entonces el mundo al borde de la destrucción, también entre las que más dejaron huella la de Robó, huyó y lo pescaron, con la crudeza que lleva a pensar en el delito, al delincuente, los porqués  y todo lo que presiona y aprisiona.

Cuando llegó la hora de elegir carrera, yo sólo pensaba en dedicarme al  periodismo cultural, para que me pagaran por ir al cine y escribir sobre películas y porque creía que desde ahí también se puede cambiar al mundo. 

Pero no. No fue suficiente.

Después me dediqué a la investigación social porque entendí que primero había que comprender tantas cosas y lo fundamental: la conducta humana.

Las decisiones y el camino me fueron llevando a trabajar, de una u otra forma, con los temas de aquellas películas que me dejaron una cicatriz en el pensamiento, sobre la violencia machista, la falta de empatía, las razones y las consecuencias del delito.

Además del cine, lo segundo que más disfruto es aprender, y pues fui sumando a la caja de herramientas habilidades y saberes, así sin tener una ruta clara, primero con cursos sobre análisis de conducta, entrevista e interrogatorio, evaluación de la credibilidad, psicopatología forense, violencia de género, masculinidades y violencia, hasta que decidí mejor estudiar otra carrera, Criminología.

A veces me pregunto para qué estar metida en estos temas, porque quizá si estás leyendo hasta acá lo sabes ya, esa es una relación amor-odio, ¿es sólo morbosidad?, puede atraerte por eso, pero no alcanza para mantenerte ahí. Ahora sé que es por la  posibilidad de encontrar formas en las que el horror deje de pintarnos la vida.

No, lo mío con crímenes, la violencia y los psicópatas no es gusto ni morbo. Se me llena la mente de horror y de insomnio, el estómago se encoge, la espalda se me arquea. Es la certeza que si el mal se aprende, se puede desaprender, que lo podemos detener…es la única esperanza que me sostiene.

No hay una profesión lineal y el camino nos va enseñando las posibilidades, esas desde las cuales podemos hacer la diferencia, pequeña o grande, para una persona o miles, pero eso basta para no caer en los abismos de la desesperanza ni de la apatía. 

Ahora tengo por profesión la de dudar y desconfiar de todo, pero también la de creer en las personas y de la esperanza, porque es saber que si algo puede salvarnos es que ni la ignorancia ni la indolencia tengan espacio, y al final del día, sepamos estar juntos, ese desafío del que tanto tenemos que aprender.

Ah, y también he logrado que ir al cine y escribir sean parte de mi profesión y siempre de mi salvación. 



[su_row]

[su_row]

[su_dropcap style=”simple” size=”5″]P[/su_dropcap]eriodista e Investigadora se especializa en temas de Familia, Prevención de la Violencia hacia las Mujeres, Análisis conductual y Formación del Carácter. Como independiente apoya a instituciones y empresas en consultoría y capacitación. En el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia coordinó la investigación Diagnóstico de la Familia Mexicana y se desempeñó como Directora de la Unidad de Atención a Población Vulnerable. Colaboró el diseño y capacitación de programas de apoyo, desarrollo humano y fortalecimiento familiar. Facilitadora en temas de Perspectiva de Género, Atención de primer contacto con víctimas de violencia, Atención a víctimas de trata de personas y entrevista a víctimas de violencia sexual, Protocolo de Atención y de Prevención de Burnout en operadores de 911. Desarrollo el programa de capacitación para la primera policía de género de México. Perfil en linkedin y algunas publicaciones en https://patyanaya.academia.edu/

[/su_column]
[/su_row]

patyanaya@criminologia.com.mx