Las cosas que perdimos en el fuego

La cotidianidad convertida en pesadilla.

Mariana Enríquez sorprende con una narrativa perturbadora, escondiendo en relatos de un día cualquiera, la suma de las crueldades, los miedos y las injusticias. De la novela negra al humor, hasta la crónica y el realismo delinea a una estudiante que se arranca las uñas y las pestañas, y otra que intenta ayudarla; los años de apagones dictados por el gobierno durante los cuales se intoxican tres amigas que lo serán hasta que la muerte las separe; el famoso asesino en serie llamado Petiso Orejudo, que solo tenía nueve años; hikikomori, magia negra, los celos, el desamor, supersticiones, edificios abandonados o encantados…

Y el broce negro que cierra esta mescolanza de dolor y belleza, Lo que perdimos en el fuego,  un movimiento de mujeres frente a los ataques machistas: Es que yo hablo con las chicas. Les cuento que a nosotras las mujeres siempre nos quemaron, ¡qué nos quemaron durante cuatro siglos!
No lo pueden creer, no sabía nada de los juicios a las brujas, ¿se dan cuenta?


Por la noche, cuando trato de terminar trabajos atrasados y me quedo despierta y en silencio para poder concentrarme, a veces recuerdo las historias que se cuentan en voz baja.


Enríquez, Mariana. Las cosas que perdimos en el fuego.
Editorial Anagrama.